EL DINERO ESTÁ EN EL CARRIL BICI

Las cosas no van bien para el viajero de hoy. Las grandes ciudades están cada vez más congestionadas, y tanto el hogar como la oficina son cada vez más difíciles de alcanzar. Los compañeros salen del atasco estresados y frustrados. Y a menudo llegan tarde. Porque todavía tienen que encontrar una plaza de aparcamiento, por supuesto. Y los lugares que pueden encontrar son caros. La situación no es mucho mejor en el transporte público durante las horas punta. Los compartimentos abarrotados y el riesgo de retrasos siempre están al acecho.