MOVILIDAD SOSTENIBLE: LA SOLUCIÓN PARA CIUDADES LIMPIAS SIN ATASCOS.

1 de diciembre de 2021

1. Introducción.

El clima está cambiando en todo el mundo. Las conclusiones del informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), publicado en 2007, son elocuentes al respecto[1]. También es cierto que nosotros, como seres humanos, a través de la quema de combustibles fósiles y de las actividades industriales y agrícolas, somos la principal causa de estos cambios climáticos.

Las consecuencias del modo en que tratamos la tierra son, como mínimo, de gran alcance tanto para las personas como para el medio ambiente. Con la subida del nivel del mar, el número de personas afectadas por las inundaciones aumentará enormemente. El aumento de las condiciones meteorológicas extremas, como los huracanes cada vez más potentes y los cambios en los patrones de precipitación, ya se están cobrando más víctimas que antes. Más sequía conduce a más incendios forestales y a la desertificación. En los países en los que ya hay escasez de agua potable, esta situación no hará más que aumentar en el futuro.

Los países en vías de desarrollo son especialmente vulnerables al cambio climático porque, a menudo, simplemente carecen de posibilidades de adaptación. Si queremos dejar un planeta habitable a las generaciones futuras y, al mismo tiempo, salvaguardar el derecho de existencia de nuestro sistema económico, algo tiene que cambiar.

Hasta hace poco, el tratamiento de estos problemas era dominio exclusivo de los gobiernos y las organizaciones sin ánimo de lucro. Mientras tanto, los empresarios también han tomado conciencia y se han convencido de que no pueden ni pueden seguir escondiéndose. La solución de los problemas empieza por asumir la responsabilidad personal. Tanto a nivel individual como organizativo. Responsabilidad personal y empresarial.

Un hecho positivo es que un número cada vez mayor de organizaciones y personas asumen su responsabilidad de forma proactiva y (quieren) contribuir de forma concreta a una sociedad más habitable y saludable. En este contexto, la aparición de nuevas iniciativas y modelos de negocio para soluciones (de movilidad) sostenibles para el problema del transporte metropolitano es esperanzador, estimulante y al mismo tiempo libera mucha energía positiva.

Estas iniciativas responden a los deseos y ambiciones de los políticos, los ayuntamientos, las organizaciones y los ciudadanos, todos los cuales experimentan a diario que -en este caso- se hacen necesarias rápidamente formas de movilidad alternativas y más sostenibles.

El cambio es una elección. Los cambios fundamentales de comportamiento suelen requerir mucho tiempo antes de que los resultados deseados sean visibles. Un tiempo que en realidad no se nos da y que, dados los enormes problemas y retos a los que se enfrenta nuestra sociedad a diario, simplemente no tenemos.

2. Los retos de cada ciudad.

En 2050, casi 70% de la población mundial vivirá en ciudades[2]para cuando se espera que estas ciudades representen más de 70% del producto bruto mundial. Una ciudad moderna y que funcione de forma óptima es de vital importancia para sus residentes, empresas y visitantes. En las próximas décadas, todos los entornos urbanos (grandes) se enfrentarán a importantes retos sociales, culturales, económicos y ecológicos. Estos retos exigen un enfoque práctico, multidisciplinar, holístico y preparado para el futuro, a fin de abordar adecuadamente las amenazas y las oportunidades. Se necesitan nuevas visiones, soluciones y formas de cooperación entre los ciudadanos, las ONG, las empresas y el gobierno para crear un entorno urbano en el que sea seguro, bueno y sobre todo saludable vivir.

2.1 Tendencias en Europa

El entorno de vida saludable está en constante declive y es, por tanto, uno de los principales retos a los que tendrán que enfrentarse las ciudades en los próximos años. La mala calidad del aire tiene un enorme impacto negativo en la salud de muchos grupos vulnerables de nuestra sociedad: niños, mujeres embarazadas y ancianos. Sólo en el Reino Unido, 40.000 personas mueren prematuramente cada año como consecuencia de la mala calidad del aire.[3]. El resultado es un enorme aumento de los costes sanitarios, costes a los que, en última instancia, contribuye toda la sociedad. Uno de los mayores culpables es el rápido aumento de la mala calidad del aire en las ciudades, causado en gran parte por el enorme aumento del tráfico (de coches).

Además, el aumento del tráfico en las ciudades de toda Europa (y más allá) provoca cada día grandes atascos, con todas las consecuencias negativas que ello conlleva. La contaminación atmosférica y acústica aumenta año tras año. Además, el tráfico urbano es responsable de 40% de emisiones de CO2 y 70% de emisiones de otros contaminantes (finos) procedentes del tráfico rodado.

Con el aumento del tráfico urbano, las ciudades no sólo se están convirtiendo cada vez más en un lugar insalubre para vivir, sino que también están más abarrotadas y son menos accesibles. Esto impide y deteriora en gran medida la habitabilidad y la competitividad de las ciudades.

2.2 Los vehículos eléctricos no ofrecen una solución

Los expertos afirman cada vez más que si las ciudades quieren resolver sus problemas de congestión del tráfico a corto plazo y mejorar la calidad del aire al mismo tiempo, una gran proporción de todo el transporte debería realizarse a pie, en bicicleta o en transporte público.[4].

A pesar de la oposición de los escépticos y de los empresarios que, por diversas razones, difícilmente pueden imaginar un centro urbano sin coches, camiones y autobuses, cada vez más ayuntamientos se plantean seriamente esta opción por necesidad y visión realista del futuro.

El número de ciudades que introducen domingos periódicos sin coches crece cada año. Ciudades como Barcelona, Berlín, Utrecht, París, Londres y Hamburgo tienen planes concretos para hacer que grandes partes de la ciudad sean accesibles sólo para peatones, ciclistas y coches eléctricos.[5] [6].

Esto último nos lleva directamente a una idea errónea muy extendida: el despliegue a gran escala de coches y autobuses eléctricos contribuirá positivamente a mejorar la calidad del aire en las ciudades.

Nada más lejos de la realidad. Una investigación reciente encargada por la UE muestra que casi 50% de la mala calidad del aire se debe a las partículas de polvo nocivas que se desprenden de los neumáticos y los discos de freno de los coches/autobuses durante el frenado y al polvo arrastrado por el viento causado por el movimiento de los vehículos.[7]. Por eso, el destacado profesor Frank Kelly[8] indica que, para acabar con la contaminación atmosférica, habría que prohibir los coches y autobuses en las ciudades y no sustituirlos -como se hace actualmente- por coches y autobuses eléctricos[9].

Una parte importante de los desplazamientos hacia y desde la ciudad son los que se realizan para ir al trabajo. En Europa, 66% de los profesionales en activo dicen que se desplazan al trabajo en coche privado, mientras que 34% utilizan el transporte público.

Casi 40% de este grupo tardan más de 45 minutos en un solo viaje al trabajo, de puerta a puerta[10].

2.3 Bicicletas eléctricas: ¿el camino a Roma?

Esto nos lleva a una alternativa obvia: la bicicleta eléctrica. La pedelec está experimentando un rápido crecimiento en todo el mundo y se considera una alternativa seria a gran parte del tráfico urbano contaminante de hoy en día y desplazamientos.

El uso generalizado de las bicicletas eléctricas puede contribuir significativamente a la salud de las ciudades. Ciudades donde es más agradable vivir y trabajar. Ciudades más accesibles. A esto hay que añadir el hecho de que el uso de la bicicleta contribuye de forma demostrable a la vitalidad de los empleados y tiene un efecto positivo sobre el absentismo.[11]. En otras palabras, los que van en bicicleta se mantienen sanos y viven más tiempo, según un estudio reciente[12].

3. Países Bajos: líder en movilidad sostenible.

3.1 La pedelec como alternativa seria a los desplazamientos

En 2021, el coche seguirá siendo el medio más común para ir y volver de las ciudades en los Países Bajos, aunque hay grandes diferencias entre ellas. En Ámsterdam y La Haya, el porcentaje de uso del coche para ir y venir de la ciudad es de unas 55%, en Rotterdam supera las 65% y en Utrecht más de 60%. En el resto de ciudades de los Países Bajos hay grandes variaciones, con picos como Apeldoorn y Breda con más de 80% y descensos como Leiden con aproximadamente 50%.

Llama la atención que la distancia media de desplazamiento en los Países Bajos sea de 22,6 kilómetros. Cuatro de cada diez holandeses ni siquiera tienen que salir de su lugar de residencia. Según las cifras más recientes de la Oficina Central de Estadística (CBS)[13].

Un gran número de empleados holandeses vive a menos de 15 kilómetros de su lugar de trabajo. Una distancia que, en la práctica, se puede recorrer fácilmente con una bicicleta eléctrica. Y con la Speed Pedelec[14] Incluso una distancia de 25 a 30 kilómetros puede cubrirse fácilmente, lo que significa que los empleados que viven a mayor distancia de su trabajo también pueden desplazarse de forma sostenible. Sin embargo, de la distancia de desplazamiento, 77% se recorren actualmente en coche, 10% en tren y sólo 6% en bicicleta. Esto sin contar el tráfico de trabajo a trabajo.

En resumen, para el empresario neerlandés moderno que valora la sostenibilidad y la reducción del uso de coches contaminantes -para desplazarse al trabajo- hay muchas oportunidades concretas. Además, existen oportunidades para que los Países Bajos -además de ser la capital mundial del ciclismo- se conviertan en un líder internacional (del conocimiento) en el campo de movilidad sostenible.

3.2 Muchas ventajas para los empresarios

Para empresarios el uso de bicicletas eléctricas para sus empleados supone un beneficio directo. una serie de ventajas en. Los empleados que van al trabajo en bicicleta tienen una mayor fiabilidad en los desplazamientos (menos posibilidades de retrasos por atascos y problemas de aparcamiento), su seguridad vial aumenta (menos accidentes de tráfico) y la bicicleta también contribuye a mejorar su salud. Todo ello hace que los empleados lleguen al trabajo menos estresados, lo que redunda en la satisfacción laboral y la productividad.[15].

Además, las organizaciones pueden ahorrar importantes cantidades de dinero si animan a sus empleados a utilizar más a menudo las bicicletas eléctricas para ir al trabajo, ya que su uso es más barato que el de los coches o el transporte público.  

Los estudios demuestran que un conductor de coche de alquiler es más de cinco veces más caro que un viajero en VO y nada menos que 32 veces más caro que un viajero en bicicleta.[16]. Se podría decir que es mejor coger la bicicleta eléctrica. Mejor para su cuerpo, el medio ambiente y su cartera. En la práctica, sin embargo, las cosas son mucho más difíciles. Incluso en el país del ciclismo, Holanda, los empleados siguen prefiriendo el coche a la bicicleta o a la bicicleta eléctrica para los desplazamientos relativamente cortos, y los empresarios apenas dan ejemplo.

En 2019, por ejemplo, los empleados despidieron de media a 9,7[17] kilómetros al día para ir y volver del trabajo en coche. Aquí hay oportunidades para las empresas que tienen la movilidad sostenible como punta de lanza de su política. La práctica demuestra que el uso de bicicletas eléctricas anima a los empleados a ir al trabajo en bicicleta con más frecuencia, a recorrer mayores distancias y a ahorrar tiempo. En resumen, el uso de bicicletas eléctricas reduce el umbral y aumenta el potencial de los "empleados a distancia de la bicicleta". Con la pedelec, las empresas, los empleados y las ciudades avanzan literalmente.

4. Resultados de investigaciones recientes.

He aquí una selección de los resultados de las investigaciones realizadas recientemente[18] en relación con el uso de pedelecs para los desplazamientos, entre otras cosas.

Más de 1 de cada 3 holandeses está dispuesto a utilizar una bicicleta eléctrica para ir al trabajo si su jefe se la regala.

  • 35% de los holandeses utilizarían actualmente una bicicleta eléctrica para ir al trabajo si pudieran conseguir una de su jefe. A otros 17% les gustaría ir al trabajo en bicicleta eléctrica si tuvieran que recorrer una distancia más corta para ir al trabajo.
  • Entre las personas cuyos desplazamientos son inferiores a 25 kilómetros, 49% indicaron que utilizarían una pedelec para ir al trabajo si su jefe les regalara una.

 

Una cuarta parte de los holandeses va en bicicleta todos los días. Los propietarios de bicicletas eléctricas van en bicicleta más a menudo que los que no son propietarios.

  • 22% de todos los holandeses van en bicicleta cada día.
  • Poseer una pedelec aumenta la frecuencia de uso de la bicicleta. Los propietarios de bicicletas eléctricas van en bicicleta mucho más a menudo que los que no tienen bicicletas eléctricas; 78% de los propietarios van en bicicleta al menos varias veces a la semana y 52% de los no propietarios van en bicicleta al menos varias veces a la semana. Esto ha aumentado en comparación con 2016.

8% de los holandeses utilizan una bicicleta eléctrica para ir al trabajo

  • La bicicleta normal (32%) sigue utilizándose mucho más para desplazarse que la pedelec (8%).
  • Las personas de 50 a 65 años son las que más utilizan la pedelec para desplazarse (14%).
  • 5% de los holandeses utilizan principalmente la bicicleta eléctrica y 22% una bicicleta normal para ir al trabajo.

62% de los holandeses están interesados en la smartbike

  • El interés por la smartbike es muy alto. 62% dicen que la smartbike es un medio de transporte (muy) interesante para ellos.
  • Dos tercios de los propietarios de pedelecs interesados en una bicicleta inteligente consideran que la función de seguimiento y localización es una característica interesante.

La bicicleta eléctrica de alta velocidad es utilizada por 1 de cada 20 propietarios de pedelec

  • Mientras tanto, el 21% de los holandeses posee una bicicleta eléctrica.
  • La gran mayoría de estas pedelecs (95%) pueden recorrer hasta 25 kilómetros por hora. 3% de todos los propietarios tienen una bicicleta eléctrica que llega a un máximo de 45 kilómetros por hora (la llamada bicicleta eléctrica de alta velocidad). Este porcentaje fue el mismo que el 6% en 2016.


La pedelec se compra principalmente por su comodidad

  • La razón más citada para comprar una pedelec sigue siendo la facilidad de uso, por ejemplo con viento en contra o en las colinas (63%). Para las personas de 50 años o menos, esta razón sigue siendo menos importante (45%). Entre este grupo, lo más importante es no llegar sudado a su destino.
  • El hecho de que el ciclismo en una bicicleta convencional es físicamente demasiado pesado se cita significativamente menos como una razón para comprar una pedelec en 2018 que hace dos años (32%).
  • 10% compró una bicicleta eléctrica porque se la reembolsó (en parte) su trabajo. Se trata de un porcentaje mayor que en 2016 (7%).

5. Conclusión.

La bicicleta eléctrica es cada vez más aceptada como una alternativa seria, sostenible, saludable y económica al transporte en coche y al transporte público. Las distancias de desplazamiento de hasta 20 kilómetros pueden cubrirse fácilmente con una bicicleta eléctrica, y las distancias de hasta 35 kilómetros pueden cubrirse con una Speed Pedelec. A pesar de las muchas ventajas que aporta la bicicleta eléctrica, ésta sigue siendo relativamente poco utilizada en los Países Bajos como alternativa para los desplazamientos. Incorporar la bicicleta eléctrica a la normativa de transporte existente para la personal parece ser el mayor obstáculo.

Se espera que esto cambie rápidamente en los próximos años. En parte, por los límites de los problemas de tráfico y por la creciente conciencia de empresarios y trabajadores de que la forma actual de abordar la movilidad -sobre todo en las grandes ciudades- es un callejón sin salida. Los empleados también están descubriendo que las bicicletas, y especialmente las eléctricas, pueden ser una excelente alternativa para el trabajo.

¿Imagina que la población trabajadora de todo el mundo cambiara sus hábitos? ¡Y coge la bici eléctrica en lugar del coche! ¿Cuántas emisiones menos de sustancias nocivas supondría eso? Después de todo, cada kilómetro cuenta.

6. Referencias.

[1] Para una visión completa de las consecuencias del calentamiento global, consulte el informe del IPCC de 2007: IPCC Fourth Assessment Report: Climate Change 2007 (AR4)

[2] http://www.un.org/apps/news/story.asp?NewsID=48240#.We8n9pNl-Rs

[3] https://www.rcplondon.ac.uk/projects/outputs/every-breath-we-take-lifelong-impact-air-pollution 

[4] https://www.theguardian.com/environment/2017/aug/04/fewer-cars-not-electric-cars-beat-air-pollution-says-top-uk-adviser-prof-frank-kelly

[5] http://www.carros.nl/achtergrond/autos-in-de-ban

[6] http://mobilitat.ajuntament.barcelona.cat/en/

[7] http://publications.jrc.ec.europa.eu/repository/bitstream/JRC89231/jrc89231-online%20final%20version%202.pdf 

[8] Frank Kelly es catedrático de salud ambiental en el King's College de Londres, presidente del Comité sobre los Efectos Médicos de los Contaminantes Atmosféricos y asesor oficial de expertos del gobierno británico.

[9]  http://www.bbc.com/news/science-environment-40826648

[10] https://www.michaelpage.nl/nieuws-inzichten/studies/studie-woon-werkverkeer

[11] http://www.fietsberaad.nl/library/repository/bestanden/regelmatig_fietsen_KvL-L.09-01.971Nm_laag_DEF.pdf

[12] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2920084

[13] https://www.cbs.nl/nl-nl/nieuws/2017/32/bijna-4-op-de-10-werkt-en-woont-in-dezelfde-gemeente

[14] https://www.anwb.nl/fietsen/elektrische-fietsen/regels-speed-pedelec

[15] TNO, Cycling is green, healthy and economical, 2010.   

[16] https://www.mt.nl/columns/leaserijder-ruim-5-keer-zo-duur-als-ov-forens-infographic/87462

[17] https://www.cbs.nl/nl-nl/visualisaties/verkeer-en-vervoer/personen/van-en-naar-werk

[18] Fuente: GfK 2018 | Univé Consumer Monitor | La bicicleta eléctrica| Marzo 2018

Lea también:

es_ESES

¿Movilidad sin preocupaciones? Experimente ahora.

¿Movilidad sin preocupaciones? Experimente ahora.

Pruebe nuestra bicicleta de reparto Deliver-E+.

Llevaremos nuestra bicicleta eléctrica de reparto a tu localidad, para que puedas probarla durante toda una semana. Experimente lo que es hacer un parto sin preocupaciones.

Solicite su folleto aquí.

¿Tiene curiosidad por conocer nuestro Deliver-E+?
Pruebe 1 semana gratis.

Llevaremos nuestra bicicleta eléctrica de reparto a tu localidad, para que puedas probarla durante toda una semana. Experimente lo que es hacer un parto sin preocupaciones.